domingo, 5 de julio de 2015

Vegetarianismo y Veganismo

Pues después de no sé cuanto pinche tiempo de que este blog no estuviera actualizado tanto por diversas ocupaciones de su servidor (Estoy en clases de cítara (ajá, el instrumento hindú), de cocina vegetariana y últimamente me he vuelto a adentrar al mundo de los Krishnas) como también hueva y falta de creatividad, he regresado con este artículo y la verdad es que este no es un post tan pendejo como la mayoría de lo que he publicado aquí alrededor de los años, que van desde quejas amargas, críticas pendejas, insultos y hasta fotos de mujeres que me gustan, sin embargo este blog ha tenido momentos de algo de lucidez cuando posteo algo de música (videos) y mis reseñas sobre las rolas que posteo ocasionalmente, sin embargo creo que esto es de lo mejorcito que podrán ver en este blog tan feo que seguramente ya nadie visita, ni siquiera los fans ofendidos del Slash, los niños rata de Yahoo Respuestas (entre ellos el Baby Sinclair) o los poseros maricones del blog Sonidos Primitivos.

Como ya lo he confesado, he sido vegetariano (o  más concretamente "lacto-vegetariano") desde enero del 2005, intento evitar a toda costa los productos lácteos que contengan tanto grenetina como cuajo, tampoco consumo huevos, ni carne de ningún tipo (esto incluye también pollo, pavo, codorniz, pescado, mariscos, moluscos, insectos y un largo etcétera), aunque eso sí, consumo tanto leche y sus derivados como también miel, y esto se debe a que después de ver un video de Paul Mascarney que hizo con la Greenpeace en los 90's, quedé completamente asqueado y traumado de ver como mataban a los animales y aunque no me volví vegetariano al mismo tiempo, aunque casi me vuelvo al enterarme también de lo de las "vacas locas", estuve por lo menos medio año comiendo carne de soya y evitando hasta los lácteos, sin embargo después volví a comer aunque de manera más moderada hasta empezar a interesarme más de lo que ya estaba por la filosofía hindú y los Krishnas, por lo que mi propósito de año nuevo que tenía en diciembre del 2004 era dejar de comer carne por completo y así fue, al muy poco tiempo dejé de consumir huevos y pescados, sin embargo he consumido lácteos y miel siempre, desde que tengo memoria.

Aunque me vean bien marrano, soy vegetariano y me siento muy bien con esta dieta.

Y pues como lo más estrictamente vegetariano posible que he sido desde aquel entonces, pues creo que tengo la suficiente voz como para criticar ciertas cosas que no me gustan de esta dieta alimenticia y filosofía de vida.

Dentro del vegetarianismo existen diversas vertientes, está desde la más purista como el veganismo, las más exóticas como el crudismo y el crudiveganismo y las que incluyen algunos productos de origen animal como el apivegetarianismo, el lactovegetarianismo, el ovovegetarianismo y el lactoovovegetarianismo, y dentro de la mayoría de estas hay algo que no me llega a parecer del todo y que ya examinaremos más adelante.


Veganismo:
El veganismo es la forma más purista y estricta del vegetarianismo, ya que excluyen hasta la leche y la miel. Esta forma es la que más ha tenido popularidad en los últimos años, especialmente porque los hipsters han contribuido a popularizarla de manera masiva, sin embargo tiene un buen argumento y una idea muy buena que es el maltrato animal, aunque últimamente el veganismo se ha vuelto más moda que nada, pues dentro de su publicidad en contra de la industria de los lácteos, hay diversas cosas que no me cuadran, pues las vacas nerviosas y maltratadas no pueden dar leche, además de que su lactancia puede durar mucho más tiempo después del destete del becerro (aunque los veganos más tendenciosos y hipsters insistan en lo contrario y hasta hagan publicidad falsa al respecto), además de que ciertas tendencias como lo de los productos sin gluten de cierta manera me parecen una pendejada también.

Mis mayores críticas al veganismo no es porque no consuman leche y miel, sino que usan demasiada publicidad tendenciosa, que muchos de los veganos de la actualidad en realidad no son más que hipsters que les importa una mierda el maltrato a los animales, solo quieren ser populares y ser aceptados por la élite y muchos tal vez ni siquiera sean veganos estrictos, tal vez solo lo digan por generar atención.


Lacto-Vegetarianismo
Es la forma de vegetarianismo que incluye productos lácteos (leche, queso, mantequilla, yoghurt, jocoque, kéfir y demás), aunque excluye quesos que contengan cuajo y yogures que tengan grenetina y generalmente también incluye el consumo de miel, pero excluye tanto carnes como huevos.

Esta dieta es popular en las religiones originarias de la India (Hinduísmo, Budismo, Jainismo y Sijismo), ya que en este país la vaca es considerada como una madre.

Dentro del vegetarianismo, creo que es una de las formas que tiene más sustento racional junto con el veganismo, aunque este ya haya sido degenerado por los hipsters de mierda y en mi opinión, también es la forma más espiritual del vegetarianismo.


Crudismo y Crudiveganismo
Se podría decir que es una de las formas más exóticas y menos comunes de vegetarianismo, ya que la comida se come lo más cruda posible, por lo que los crudistas y crudiveganos no podrán chingarse un buen guisado hindú con un montón de especias, jajajajajajajaja.


Apivegetarianismo
Otra de las formas menos comunes de vegetarianismo, pues esta solo incluye consumo de miel, pero no de lácteos o huevos.


Ovovegetarianismo
Una de las formas más comunes de vegetarianismo en occidente y una de las que menos sustento racional tienen, pues excluyen los lácteos pero incluyen en sus comidas huevos, pues supuestamente por el maltrato hacia las vacas de parte de la industria de los lácteos, aunque eso ya lo hablamos en la sección del veganismo, sin embargo mi crítica aquí se basa principalmente en el consumo de huevos.

Aunque dentro del razonamiento occidental, el huevo no es más que un óvulo no fecundado, por lo que no siente, ni tiene vida. Yo estoy convencido de que el huevo es carne también, aunque no tenga un sistema nervioso, ni músculos y demás, pues puede que un óvulo tenga vida o sea un cadáver (en este último caso, sería un alimento asqueroso e inmundo), además de que tiene altos niveles de colesterol maligno, salmonela y que tanto su sabor como su olor es horrible, nunca me ha gustado.

Yo no soy partidario de este tipo de "vegetarianismo" y no me creo el cuento de los huevos "vegetarianos".


Lactoovovegetarianismo
Esta es tal vez la forma más popular en el occidente, ya que incluye tanto lácteos como huevos y miel, aunque tampoco me parece que tenga el suficiente sustento racional (no occidental, por supuesto), principalmente por los huevos.

Paul Mascarney (McCartney) es partidario de esta corriente, y aunque me guste su música (de hecho, soy fan de los Beatles), creo que antes de mandarle la carta al Dalai Lama sobre que tuviera congruencia con lo del ahimsa (no violencia en sánscrito) del budismo, él debió de haber dejado de consumir huevos para que realmente fuera una carta congruente y con sustento racional, ya que los huevos como lo dije antes, son carne también, no importa que en el occidente esta afirmación se niegue rotundamente.

Tampoco apoyo a este tipo de "vegetarianismo".


Al igual que mis publicaciones en mi Facebook, estoy consciente de que se me pueden venir varios tornados de mentadas de madre por parte de hipsters y comedores de huevos, al igual que de niños rata que solo vengan a insultar a lo pendejo, pero no me importa, pues compartí mi punto de vista y lo demás me vale madres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario por favor, gracias.