domingo, 13 de octubre de 2019

El Guasón, Greta Thunberg y el retraso mental de la "izquierda" liberal

La entrada de hoy será una especie de revisión a una entrada de hace algunos años en donde expresé mi rechazo hacia el progresismo liberal y sus militantes, más conocidos como "chairos" e intentaré hacer esta entrada con un lenguaje bastante menos callejero y con más fundamentos, antes que ir al insulto directo como lo hice antes, pero no sólo eso, también quiero tocar unos tópicos muy actuales que lo único que me han demostrado es que la "izquierda" liberal, a pesar de que yo no espere nada de ella, es decepcionante como cada vez está más lejos de las luchas izquierdistas (como las luchas proletarias) y cada vez más imbuida en un discurso más y más conservador.

A principios de este mes se estrenó la película del "Guasón", protagonizada por Joaquín Phoenix y dirigida por Todd Philips, y ha resultado ser objeto de controversia en su país de origen, porque se le consideró "extremadamente violenta" y que puede influenciar a la gente para que esta siga cometiendo balaceras, pero la realidad es otra, la película no es más que una durísima crítica al capitalismo y a la violencia estructural que este genera, y de como una ciudad tan precaria como la "Ciudad Gótica" está llena de proletarios viviendo en la miseria, mientras la burguesía se enriquece ilícitamente por medio de la explotación de estos y que tiene que ser un tipo trastornado el que termina siendo el símbolo del hartazgo y los síntomas revolucionarios que se han cosechado en el lugar. El Guasón no representa más que al comunismo y a las luchas del proletariado, a lo que la izquierda verdaderamente debería aspirar, esta película es la que debería ser aplaudida y abiertamente acogida por la izquierda y que la derecha debería considerar como "marxismo cultural", pero no, la "izquierda" liberal y oligofrénica tanto de Estados Unidos como de Latinoamérica y Europa, considera a la película como un producto del "conservadurismo", porque el Guasón de forma indirecta termina llamando a un levantamiento social violento hacia la autoridad y las élites socio-económicas-políticas, y es ahí cuando nos podemos dar cuenta que esta "izquierda" ha perdido su sentido revolucionario en favor del cutre reformismo, que se ha alejado del proletariado para cada vez acercarse más y más a la burguesía, que en lugar de querer un cambio, lo único que se busca es conservar a un sistema obsoleto y destructivo, esto también se ve reflejado en los críticos latinoamericanos de la niña activista Greta Thunberg, que son mayormente "izquierdistas" y lo que no toleran es que la niña rompa con todo el estereotipo de la mujer "comprensiva" y "abierta al diálogo", y que más bien ella esté dentro de la despreciada "masculinidad tóxica", como dice mi camarada Slavoj Zizek, pero aquí no termina todo, la izquierda latinoamericana ha absorbido todo el discurso post-estructuralista, ha abandonado sus tendencias revolucionarias y se ha embarcado en el imbecilismo liberal y hoy una de las tendencias que hay dentro del discurso de esta es el "post-colonialismo" o "decolonialismo", una teoría creada por unos burgueses hindúes con el único fin de lucrar con la culpabilidad del sujeto occidental, además de que ha surgido un profundo sentimiento "anti-eurocentrista", a pesar de que las ideas que siguen predominando tengan un origen indudablemente europeo, de hecho, la izquierda NO existiría sin la revolución francesa.

Ahora, en esta combinación de ideas tan ridículas, surge la conspiranoia, todos empiezan a crear teorías de conspiración sobre que si está financiada por el empresariado "verde", que si está siendo un negocio lucrativo para sus padres, que si George Soros está detrás de ella, que si es una activista del "capitalismo verde", y un sinfín de imbecilidades más que no tienen ningún sustento o prueba más que las alucinaciones de los individuos, pero aquí no hay más que una "izquierda" que no ha superado la derrota que significó la caída del bloque socialista en 1989, una "izquierda" que en lugar de ser el antagonismo de la derecha, poco a poco se va convirtiendo en una parte integral de esta y es que el discurso post-estructuralista ha sido lo que más le ha perjudicado a la izquierda y lo que ha provocado que ahora se acepten verdaderos bodrios ideológicos como la corrección política, el lenguaje inclusivo y la interseccionalidad, e incluso se haga activismo con estos, pero no termina aquí la cosa, sus críticos mezclan argumentos estúpidos como "es una burguesa, ella vive en un país de primer mundo, no debería quejarse" con teorías de conspiración y también, recuerdan de forma oportunista e hipócrita a los muchos activistas ecológicos asesinados de latinoamérica, que a pesar de que sean crímenes horribles, ninguno de estos peleles hizo caso cuando estos fueron asesinados, es más, puedo asegurar que ni siquiera sabían de su existencia, pero aquí la hipocresía y el oportunismo juegan un papel importantísimo, a esta "izquierda" no le gustan las luchas politizadas y que vayan duro contra la burguesía, y tal vez no es para sorprenderse, pero uno me dijo: "Si Greta es tan valiente, ¿Por qué no va a dialogar con los empresarios?", esto fue el colmo de la estupidez, y todavía el tipejo tiene los calzones de llamarse a sí mismo "anarquista", pero en fin, con datos duros le rebatí: Greta Thunberg NO está abierta al diálogo con unos mierdas a los que les importa un carajo contaminar, pues es a los que se refiere como "los cuentos de hadas sobre el crecimiento económico", y qué bueno que lo diga tal cual, su lucha una vez más demuestra su tendencia anti-capitalista.

Ahora, refutemos bien toda esta imbecilidad:

El Guasón representa a la extrema izquierda, el llamado que provoca indirectamente no es más que un llamado al proletariado a la acción revolucionaria en contra de las élites, se trata de una película de tendencia comunista, donde cualquier acto de violencia que cometen el protagonista y sus seguidores es mínimo frente a la violencia sistemática provocada por gente como Thomas Wayne.

Greta Thunberg representa todo lo contrario a los intereses del "capitalismo verde", primero que nada porque ella sabe muy bien que los mayores emisores de CO2 SON las industrias, el empresariado, y NO le echa la culpa al individuo por el problema ambiental, de hecho, ella representa al rechazo del activismo ecológico new age, mayor difusor de la mistificación ideológica de "el cambio está en uno mismo, por eso reciclo mis botellas de coca-cola y soy buen ciudadano, no tiro basura", y el "capitalismo verde" se sustenta en la imbecilidad individualista de "el cambio está en uno mismo", y por otro lado, estoy seguro que un viejo popperiano como George Soros NO financiaría a Greta, al contrario, representaría un obstáculo para el vejestorio ese. El activismo de la niña es un fenómeno muy genuino y que le ha devuelto la naturaleza política al ecologismo, todo lo contrario al imbecilismo new age de la ecología profunda.

1 comentario:

  1. Aunque estamos de acuerdo en solo una porción de lo dicho, da gusto ver a alguien sumergiéndose en la reflexión sobre estos temas en vez de ser del montón que navega en los juicios superficiales en el oceano de opiniones que son las redes sociales.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario por favor, gracias.