sábado, 12 de septiembre de 2020

Avándaro, los hoyos fonquis y el comienzo de la mediocridad en el rock mexicano

Aprovechando que todavía es aniversario de Avándaro, quiero decir algo controvertido, pero analizándolo bien, la historia del rock mexicano es bastante injusta, no hay honor a quien verdaderamente lo merece y mucho rock que se ha hecho en el país y que es muy popular, lamentablemente no está en el mismo nivel que el rock anglosajón, y los que verdaderamente lo alcanzaron, si bien les fue, hoy tienen alguna especie de éxito "de culto", es decir, solo quienes se atreven a escarbar más allá de los grupos más conocidos o a quienes les tocó, los conocen.

El rock mexicano ha sufrido de una falta de universalidad brutal desde el avandarazo y después de 1975 esto se hizo regla, y además ya bien entrados los 80's, el rock se dividió en dos públicos: el urbano para el lumpen/la broza y el rock en tu idioma para la pequeña burguesía, dándole aún menos probabilidad de universalizarse y así para los 90's hasta la fecha, el rock mexicano no solo está dividido en sectores específicos, sino que también ha empeorado con el paso de los años y ahora podría decirse que sí está al nivel del extranjero, pero en un tiempo donde el rock extranjero también está pasando por la falta de creatividad.

Cuando el rock mexicano estuvo al nivel del extranjero, la mayoría de grupos fueron muy populares, pero debido al avandarazo, muchos desaparecieron o cambiaron de género y los que quedaron activos, si bien les fue, apenas pudieron sacar unos cuantos discos, pero curiosamente, el grupo más popular y recordado de esa etapa de oscurantismo y clandestinidad, es el peor de todos ellos y el que nunca pudo estar al nivel del rock extranjero, pero que astutamente se agarró de un público casi exclusivamente lumpenproletario para seguir existiendo, para muchos esto es un gran logro, para otros es simplemente mercadeo y oportunismo, pero en fin, ellos fueron los que iniciaron esta tendencia anti-universalista que fue estancando al rock en la periferia y por el otro lado, salió un "rock" para un público fresa mayormente burgués y pequeñoburgués que no solía escuchar rock habitualmente, y que a pesar de tener una base argentina y española, tampoco es universal, de este público segregado no se ha podido recuperar el rock, pues por un lado, el rock urbano sigue en la periferia, nunca ha salido de ahí, ni saldrá, es el rock de la broza y por el otro, las nuevas tendencias hipsters y descafeinadas importadas de países como Estados Unidos, Alemania y Suecia, han suplido al rock en tu idioma y a la avanzada regia como tendencia destinada a un público de clases altas, la cual es más universal, pero la carencia total de calidad (que va en concordancia con lo mismo que pasa en los países de primer mundo y su rock) es tal, que al final no tiene de donde sostenerse, ni tampoco tiene ningún futuro para ser recordada.

Ahora, a lo que quiero llegar, es que de alguna manera el rock mexicano debería recuperar los estándares de calidad de la época de Avándaro (como las buenas melodías, la total involucración en la composición y la buena ejecución instrumental) y también la universalidad, salir de la periferia y de las tendencias descafeinadas importadas de un primer mundo en crisis.

sábado, 4 de julio de 2020

¿Y tú qué vas a saber de rock? Chamaco pendejo

Este era un meme que circulaba por el Facebook hace unos meses, donde se hacía mofa del fan promedio mexicano que ronda entre los 40 y los 70 años de edad, el cual suele despreciar a los más jóvenes, incluso si se han esforzado en investigar. Pero lo peor de esto, es que sí existe esta gente y sin que ellos se den cuenta, son en muy buena parte responsables de que el rock mexicano esté en el abismo.

Muchos vivieron la época de Avándaro, los hoyos fonquis, el movimiento rupestre, el rock progresivo, los inicios del punk, etc. Muchos compraron discos, fueron a conciertos, vieron a los mejores grupos en su época dorada, y demás, pero uno tiene que hacerse la pregunta: ¿Y eso qué? ¿Cuál es su derecho a menospreciar a la gente más joven y a intentar crear un círculo cerrado, en el que solo sean bienvenidos "los que vivieron eso"?

El rock mexicano de alguna manera se encadenado gracias a personajes gandallas que han querido crear su monopolio de información, en la que el esnobismo, el fanatismo excesivo y la petulancia son el pan de cada día, así como también existen otros que se dedican a hablar cuanta mierda sea posible de todo lo que esté hecho en México. De alguna manera, ambos grupos son parte de una misma cosa, y son los que se han encargado de que el rock mexicano persista en el anonimato, ya que además de todo, el mexicano es experto en crear chismes, rumores y demás mentiras, por lo que para un historiador serio es casi imposible poder historizar correctamente al rock mexicano, pues siempre surge información contradictoria al respecto.

Pero eso no es todo, hay cosas que me parecen extremadamente tristes al respecto, como por ejemplo, que existan músicos que apoyan a estos monopolistas gandallas y arrogantes que generalmente no son más que comerciantes que venden discos a precio de oro a extranjeros o fanáticos ignorantes que no son capaces de hacer un análisis crítico a la música de cada grupo, e incluso les llamen "expertos", cuando son el cáncer que debería ser extirpado para que la historia del rock mexicano no permanezca oculta al público general.

Por otro lado, afortunadamente existen las redes sociales y es aquí donde otra gente, que tiene documentos históricos muy importantes como revistas, discos, fotografías, boletos, posters y demás, los comparten sin ningún problema y hasta se alegran de que exista un público joven que se interese por el legado del rock mexicano, y a diferencia de los monopolistas, esta gente no quiere imponerse como "máximas autoridades", sino que son los que verdaderamente están educando a las nuevas generaciones al respecto, mientras que los otros solo se dedican a decir "pinches milenians con su reguetón, deberían aprender de nuestro rock" y al mismo tiempo, a cualquier joven que se interese al respecto, se le trata como un blasfemo y un pobre pendejo, por lo que son de alguna manera, una parte importantísima del motivo por el que el rock mexicano permanezca en la penumbra, el olvido, el mito y el desprestigio, pero mientras que existan músicos que respeten a esos personajillos, estos seguirán teniendo un estatus de intocables, a pesar de que debería ser todo lo contrario y se les debería criticar ferozmente, porque son unos pinches huevones, parásitos, buenos para nada que lucran con el trabajo de otros.

También, otra cosa más que cuestionable y totalmente criticable de estos personajillos infames, es su actitud falaz, conformista y patética que presentan cuando uno intenta analizar de forma crítica a la música de los grupos. Pues como ustedes ya sabrán, en el arte, ES MENESTER que se hagan críticas al respecto de la calidad de las obras, recurriendo a cuestiones importantes como la composición. A esto siempre responderán de forma cínica y fanática al mismo tiempo: ¿Y ya compraste tu boleto y tus discos de [inserte aquí grupo] para que puedas decir eso de ellos? Esta actitud deshonesta es la que hace que el rock mexicano se convierta en una cosa trivial y de aficionados, donde cualquier imbécil puede subirse al escenario con una guitarrita chafa que con pedos sabe tocar y puede ser ovacionado por un público ignorante, y hay músicos verdaderamente impresionantes, de una calidad tremenda que nadie habla de ellos por culpa de estos imbéciles, pero ahí no se termina el asunto, incluso personajes despreciables como Hugo García Michel, quien se ha dedicado toda su vida a tratar al rock mexicano como un pedazo de mierda sin valor, han tenido el valor de subirse al escenario y de hacer cosas verdaderamente vergonzosas, presentándose de la más pretenciosa manera como "lo que México esperaba en el rock", así estos huevones monopolistas y los eternos odiadores del rock mexicano se han encargado de darle en la madre a la escena de una forma impresionante.

sábado, 20 de junio de 2020

10 discos sobrevalorados del rock psicodélico (o discos para que te acepten los esnobs) [Repost]

En esta lista presentaré a algunas vacas sagradas del rock psicodélico, discos que están sobrevalorados como el petróleo y que debieron haber pasado al olvido, pero el mundo es injusto y ahora muchos de estos álbumes son considerados como parte de los mejores, gracias a un público esnob que se quiso sentir "exquisito" o a gente novata que no ha escuchado con más profundidad a otras, y es por eso que hoy existe tanto mamarracho diciendo babosadas como "los Beatles están sobrevalorados y nunca tocaron rock", porque en lugar de ponerse a escuchar detenidamente obras maestras como el Sargento Pimienta, el Revolver, el Abbey Road o el Rubber Soul, o mínimo a grupos verdaderamente fundamentales como Cream, los Animals, Grateful Dead, Love, los Kinks, los Yardbirds, los 13th Floor Elevators o Quicksilver Messenger Service, prefieren apantallar a gente ignorante con su "exquisito gusto subterráneo" o impresionar a tipos iguales de pretenciosos y bobalicones que ellos, pero bueno, no generalizaré aquí porque en estas épocas de corrección política e hipocresía, muchos querrán lincharme, además de que esta lista no va dirigida a insultar gratuitamente a otros, sino a hablar de los motivos por los que estos discos resultan estar sobrevalorados, porque resultan ser menos agraciados de lo que se les considera comúnmente, pero en fin, basta de aburrirlos y empecemos...


1. Captain Beyond - Captain Beyond (1972)
Empezamos con uno de los grupos que suelen verse muy seguido en blogs "especializados en hard rock oscuro": Captain Beyond, sí, lo viste bien. Este "supergrupo" formado en los Ángeles en 1971 por ex-miembros de Deep Purple, Iron Butterfly, Blues Image y la banda de Johnny Winter, lograron sacar tres discos en su corta carrera, el más conocido es su debut de 1972, del que estamos hablando aquí, un disco que encaja perfectamente en el concepto de "vaca sagrada", y es aquí donde muchos se me van a lanzar encima, pero Captain Beyond demostró ser un grupo extremadamente ordinario para su época, contrario a lo que se cree, NUNCA aportaron algo al rock, su mezcla de hard rock con progresivo, rock sureño y psicodelia resultó no ser nada nuevo en su momento, pues tanto en Inglaterra como en Alemania, existían grupos que mezclaron el progresivo con sonidos pesados con mejores y más interesantes resultados como Atomic Rooster, Beggar's Opera, Uriah Heep, Night Sun y Lucifer's Friend, y en Estados Unidos, el heavy psych seguía en su apogeo con Morly Grey, Top Drawer, Highway Robbery, Boot, Road, The Flow, Hindenburg Lyon, entre otros, y así, este grupo falló principalmente en cuestiones de composición, pues no salen de los estándares de su época, la producción también es muy pulida y la ejecución es decente, pero nada destacable. No por nada, tanto grupo mediocre de la actualidad los ponen como una de sus principales influencias.

2. Leaf Hound - Growers of Mushroom (1971)
A fines de los 60's y principios de los 70's, muchos de los músicos ingleses que habían salido del freakbeat y del blues británico, empezaron a trabajar en su propia versión del heavy psych, que a diferencia de lo que se estaba haciendo en Estados Unidos, resultó tener una influencia blusera más marcada y por lo tanto, tuvo menos variedad sonora que su contraparte norteamericana, que bebía de forma más directa de la psicodelia sesentera, y dentro de estos grupos británicos surgieron Black Sabbath, Killing Floor, Ancient Grease, Elias Hulk, Jodo, Stonehouse y Black Cat Bones (más tarde divididos en un par de bandas: la progresiva Aardvark y la que siguió el mismo rumbo: Leaf Hound). Leaf Hound resultaron ser otro grupo extremadamente ordinario, con un repertorio que suena rutinario, formulaico y sin nada novedoso que ofrecer, pero por alguna razón desconocida, este disco está puesto en un altar y hasta es considerado entre los mejores del heavy psych (¿Es enserio?)

3. Coven - Witchcraft Destroys Minds and Reaps Souls (1969)
Este álbum del grupo de Chicago, Coven, es uno de los primeros discos con una temática satánica, pero que musicalmente se queda muy corto, pues su música suena derivativa y ordinaria para su tiempo, así como las composiciones son completamente olvidables. Para ese momento, existían grupos como The Fort Mudge Memorial Dump, Haymarket Square, Spirits and Worm, December's Children, Under Milkwood, entre otros, que hacían exactamente lo mismo, pero con una calidad compositiva muy superior a la que ha manejado este grupo a lo largo de su carrera, pues luego de sacar este disco un tanto decente, se les ocurrió sacar un bodrio en 1971 y después discos que pasaron sin pena, ni gloria.


4. Tame Impala - Lonerism (2012)
Durante toda esta década (que afortunadamente pronto termina, pero que no hay indicios de que la próxima vaya a ser mejor), uno de los grupos de los que más se ha hablado es de Tame Impala, unos australianos que mezclan pop psicodélico tipo Londres de los 60's, muchos clichés del krautrock e indie rock, haciendo de este grupo, uno de los más populares de estos tiempos y también, uno de los conjuntos que intentan hacer de la música psicodélica algo más digerible para un público descafeinado, posmoderno, narcisista y poco pensante (sí, me estoy refiriendo a los hipsters), por lo que la música de Tame Impala me parece bastante insignificante, bobalicona e insípida, algo que definitivamente está hecho para "estar a la moda", antes que por hacer un esfuerzo musical sincero y honesto.

5. Electric Wizard - Dopethrone (2000)
Aquí seguramente es donde me llevaré muchas mentadas, pero la verdad es que esta es una de las bandas que no puedo soportar por mucho tiempo, y es que si hay una banda que representa mi rechazo por la gran parte del stoner rock es precisamente Electric Wizard y les diré por qué: Son monótonos, demasiado lentos, sobredistorsionados y caricaturescos a más no poder. Este grupo al igual que Tame Impala, quieren llevar a la psicodelia a públicos que generalmente no se podrían a escuchar un disco como Electric Music for The Mind and Body de Country Joe & The Fish, y en este caso, Electric Wizard les llevan la psicodelia a los metaleros, pero fracasan horriblemente al intentar hacerlo. Un bodrio como pocos.

6. Kaleidoscope (de Estados Unidos) - Side Trips (1967)
Uno de los peores discos de la lista, aclamado por muchos críticos y por nadie más, ni nadie menos que Jimmy Page, pero que definitivamente no es de mi agrado, y es que esta jug band "psicodélica" fue demasiado ecléctica en su debut, por lo que este disco sonó extremadamente inconsistente y atonal, por lo que es afirmativo que yo diga que este disco está sobrevalorado por donde se le vea, pero bueno, no seamos tan duros con este grupo, pues en subsecuentes álbumes demostrarían que podían hacer buenas cosas y que no eran malos músicos, pero esta fue una pieza desafortunada, un intento fallido de eclecticismo musical donde este no resultó cuajar como debió haberlo hecho.


7. Orang-Utan - Orang-Utan (1971)
Curiosamente, este es un muy buen disco e incluso dudé en ponerlo en esta lista, pero creo que es un tanto meritorio ponerlo, pues a pesar de que resulta ser efectivo en cuestiones musicales, tampoco es una obra maestra como algunos llegarán a decir, pues musicalmente suenan un tanto planos y raquíticos dentro del estilo que manejan que es el heavy psych y las canciones de su debut y único disco resultan ser muy parecidas entre sí como para que de verdad se encuentre entre los mejores.




8. Shinki Chen - Shinki Chen & His Friends (1971)
El guitarrista japonés Shinki Chen es conocido por haber participado en varios grupos importantes de su país natal, entre ellos Speed Glue & Shinki, Food Brain y Flied Egg, pero también es conocido por muchos por un título absurdo, que es el del "Jimi Hendrix japonés", y es que Shinki Chen, sin ser un mal guitarrista y de hecho, incluso haciendo un trabajo bastante bueno en el segundo disco de Speed, Glue & Shinki, ni de lejos está al nivel de Jimi Hendrix, pero la cosa no termina aquí, su único disco solista, en el cual tocó con algunos de sus compañeros de grupos pasados, es considerado como uno de los mejores de la psicodelia internacional, pero en mi opinión, nada más alejado de la realidad que eso. El debut de Shinki Chen presenta canciones basadas en típicos clichés pseudo-hendrixianos de fines de los 60's combinados con otras influencias, como el rock ácido sanfranciscano y el progresivo más pretencioso. Y aunque la ejecución instrumental no está mal, la producción es un asco total, extremadamente pulida y con una batería que además de sonar muy monótona, apenas se logra escuchar en el fondo. Por otro lado, lo único verdaderamente rescatable de todo el disco es la portada.


9. Jerusalem - Jerusalem (1972)
Producidos por el gran Ian Gillan justo en esos tiempos donde las fricciones con Ritchie Blackmore estuvieron más graves y finalmente harían que Gillan abandonara a Deep Purple un año después, Jerusalem presenta una propuesta interesante, que es un heavy psych de tonos oscuros y depresivos, pero con un sonido extremadamente raquítico y plano que no logra explotar todo su potencial, y la producción cruda por parte del buen Gillan tampoco les ayuda mucho. La falta de cuerpo y de sonar verdaderamente enérgicos no les juega muy bien que digamos, pues a pesar de que las canciones en general son buenas, lo que no suena bien es la instrumentación. Aquí lo que faltó no es solo distorsión, sino una "performance" más trabajada y mejor lograda.

10. JPT Scare Band - Sleeping Sickness (2000)
Este power trio de Kansas, surgen cuando el heavy psych empezaba a decaer en favor del rock sureño, el punk, el heavy metal y la música disco y musicalmente, está dentro de lo menos interesante del estilo, con un sonido sobredistorsionado, un bajo que suena horrendo (definitivamente, las cuerdas roundwound no son nada recomendables para bajistas amateurs) y una música que suena extremadamente estática, monótona y carente de buenas ideas, además de demasiado larga, no son buena combinación. No dudaría en lo absoluto que muchas "jam bands" mediocres de la actualidad a las que suelen mamar los hipsters marihuanos, tenga inspiración de la JPT Scare Band, para hacer esa música tan insípida.

lunes, 5 de noviembre de 2018

Perdido en mi mundo: El rock psicodélico en mi vida


La psicodelia fue algo que me llamó la atención desde que tenía 8 o 9 años, aunque yo no sabía exactamente qué era, de hecho, la palabra no se me venía a la mente, pero me gustaban todos esos diseños coloridos y con formas raras que aparecían en las portadas de los 60's y principios de los 70's, algo que especialmente me llamaba la atención eran las tipografías (o fuentes) que se caracterizaban mayormente por ser unas letras con mucho fondo o contraste, también debo decir que en aquel entonces, al seguir completamente fanatizado por los Beatles, yo solía escuchar muchísimo los discos como Revolver y el Sargento Pimienta.

Después cuando cumplí 10 años, empecé a escuchar otras cosas, pero especialmente, pop de los 80's, para ese momento, yo estaba sumido en la música de The Knack, The Police, Outfield, Roxette, John Mellencamp y Queen, esa fue la música que marcó mi pre-adolescencia, pero a los 12-13 años, empecé a escuchar de nuevo a los Beatles, pero a eso se les sumaban Deep Purple, Led Zeppelin, Black Sabbath, Grand Funk, los Kinks, los Who, los Hollies y Jefferson Airplane, además de que fue también, cuando empecé a escuchar hablar de grupos como Love, Moby Grape, Earth Opera, Spirit, Quicksilver Messenger Service, Grateful Dead, Country Joe & The Fish, The Sopwith Camel, Uriah Heep, Free y Humble Pie, y durante los próximos tres años, yo prácticamente me hice un admirador incondicional de Deep Purple y Black Sabbath, en ese momento, lo que más me interesaba era el hard rock, pero también me interesaba el arte psicodélico y fue pronto que empecé a descubrir la música, esto empezó cuando encontré a un grupo llamado Hell's Preachers Inc. Que supuestamente eran Deep Purple en sus primeros años pero escondidos, después descubrí que se trataba de un grupo alemán y que anteriormente se habían hecho llamar Bokaj Retsiem, y buscando reseñas del disco de Bokaj Retsiem, descubrí el blog de mi cuatacho Gustavo, que me recomendó escuchar el disco Strictly From Hunger de Hunger, y un poco antes, había estado escuchando a un grupo gringo llamado Frijid Pink, a los que descubrí gracias a un tío que le gusta todo ese rollo y a un grupo llamado Stoned Circus, que había sacado de un blog, esto fue en el tiempo que empecé con mi blog de música que en aquel entonces se llamaba Rubber Soul Magazine, también había escuchado algo de Blue Cheer por ese tiempo, pero mientras navegaba en el blog del Gus, descubrí que tenía una colección impresionante de grupos mexicanos de la época de Avándaro, entre ellos estaba uno que había visto en repetidas ocasiones en mis visitas al chopo, ese era el debut de los Dug Dug's, y es que desde el primer momento me identifiqué con la portada y con los tipos que aparecían en la foto (el grupo, valga la redundancia), es decir, ver ahí a 5 tipos completamente hippies junto con esas letras psicodélicas coloradas de azul (después supe que esas letras eran las Artone diseñadas por Seymour Chwast en 1964), pero por aquel entonces, como buen adolescente pendejo, no compré el disco, yo en ese momento estaba hipnotizado por los sonidos distorsionados y machacones del hard rock y el metal y pasó tiempo a que se me diera escucharlos, y cuando lo escuché, no me arrepentí, así como me identifiqué con esa portada, lo hice con cada una de las canciones presentes en ese debut de 1971 y no tardé en bajar su segundo disco, y aunque era muy distinto al debut, también me encantó, yo ya venía del hard rock y combinado con la psicodelia y una flauta que recuerda por momentos a Ian Anderson, sabía que estaba en el lugar indicado.

Durante este tiempo yo quería ser metalero y hasta me juntaba con toda la bola de metalerillos pubertos del Youtube y del Yahoo! Respuestas, donde solía pasar largas horas, al final terminé decepcionado con todos ellos, pues generalmente eran puros adolescentes idiotas sin vida social al igual que yo, uno de ellos me ha seguido molestando desde aquel entonces, pero yo prefiero no hacerle caso, pero bueno, en ese periodo, tuvo que llegar Jimi Hendrix para que yo aún me sintiera más interesado en el rock psicodélico y fue en este periodo que me contacté con Armando Nava de los Dug Dug's para comprarle todos los discos remasterizados del grupo además de empezar a descubrir a una infinidad de bandas mexicanas, entre ellas al Ritual, la Fachada de Piedra, Kaleidoscope, Love Sindicate, Renaissance, Three Souls In My Mind, Bandido, Nahuatl, Peace & Love, la Revolución de Emiliano Zapata y Enigma, esto fue lo que finalmente me hizo meterme de lleno a la psicodelia y por más que yo aún tenía ese deseo lejano de querer ser metalero, escuchaba poquísimo metal en ese entonces, los grupos que escuchaba ocasionalmente eran Judas Priest, Iron Maiden y Merciful Fate, incluso llegué a hacer un blog dedicado al metal que terminó fracasando porque yo no fui lo suficientemente constante en publicar material, yo estaba más interesado en las ondas psicodélicas, para ese momento, empecé a escuchar bandas como los 13th Floor Elevators, Quicksilver Messenger Service, los Them, Thunder and Roses, Electric Food, Aguaturbia, The Beat of The Earth entre otros y vi por primera vez en vivo a los Dug Dug's en la explanada del José Martí por allá por el metro Hidalgo, los vi junto a Enigma y Bloody Rock, por allá el 2 de Octubre del 2010.

En el 2011, yo seguía siendo un adolescente pendejo, pero estaba en proceso de cultivarme aún más y fue cuando descubrí a bandas como The Electronic Hole, Womb, Relatively Clean Rivers, Reign Ghost, The Wizards From Kansas, Sam Gopal, The Fraternity Of Man y Savage Resurrection, yo en ese momento estaba clavadísimo en el rock ácido y ondas afines, pero para mi mala y buena (a la vez) suerte, descubrí un blog de un trío de usuarios de Yahoo! Respuestas, con los que tiempo después terminé de pleito debido a su profundo esnobismo propio de los púberes más idiotas, en el que empecé a descubrir el heavy psych junto con un blog que tenía 2 años que había descubierto llamado los discos del Hombre Polilla, comandado por el peruano Baldomero Malpica, que es también uno de los grandes cuates míos, aunque buscando por internet, me encontré con otros blogs como el del sueco Mik Kay que se hacía llamar heavypsychman y fue ahí cuando empecé a descubrir a bandas como Joshua, Euclid, Josefus, Yesterday's Children, Fraction, Banchee, Lincoln Street Exit y demás, para ese momento, yo no estaba muy interesado por el hard rock, mi fiebre había pasado hace unos 2 añejos y yo estaba enloquecido por el rock ácido y por la psicodelia con elementos de música clásica de la India, por lo que en ese momento, a muchos grupos no les entendía una mierda, pero no tardó mucho tiempo en que me gustaran y empezara a descubrir más como Sir Lord Baltimore, Ancient Grease, Samuel Prody, Bang, Buffalo, Truth and Janey y los japoneses Blues Creation, y esas cosas fueron las que me marcaron durante una gran parte del 2012, pero en el verano de ese año, yo había adquirido mi segunda guitarra eléctrica, una re-edición de la Les Paul Custom de 1961 de marca Epiphone, que básicamente es una SG con tres pastillas y me llevé un chasco con el único amplificador que tenía en ese momento, pues lo que esperaba yo era un sonido cristalino como el de John Cipollina o el de Armando Nava, no un tono tan distorsionado como el que da ese ampli, por lo que investigué y resultó que esos guitarristas usaban amplificadores Fender de bulbos, pero bueno, también algo que pasó fue que visité Teotihuacán y ese viaje estuvo marcado no solo por los artefactos prehispánicos y las pirámides que escalé junto con mis hermanos, la música fue un factor importante, pues en ese momento, yo escuchaba a Blue Mountain Eagle, The Fraternity of Man, Quatrain, Mountain Bus y Quicksilver Messenger Service, y no pasó mucho tiempo para re-descubrir a los 13th Floor Elevators, y esto finalmente se convirtió en la música que escuché durante la mayor parte del 2013, en ese año, yo me sentí bastante feliz, fui casi casi, un hippie en mi mentalidad, yo rebosaba de alegría al escuchar a Ill Wind, Haymarket Square, Tripsichord Music Box, Country Joe 6 The Fish, Plastic Cloud, Reign Ghost, Grateful Dead y demás, pero para fines de ese año, entre la muerte del gato consentido de mi jefa, el asesinato de un amigo cercanísimo de la familia y el resurgimiento de rencores pasados, hizo que mi gusto volviera a oscurecer.

El 2014 fue un año de pesimismo y depresión, y la música que me acompañó fue la de grupos como The Damnation Of Adam Blessing, Joshua, Josefus, Bolder Damn, Stonewall, Morgen, Sudden Death, Morly Grey, Top Drawer, Fresh Blueberry Pancake etc. Yo había vuelto al heavy psych de otra manera, ya no con las bandas que escuchaba, sino con las que no había escuchado bien en un primer momento, pero pronto empecé a fijarme más en las mujeres, incluyendo en una vecina, pues en ese tiempo trabaja en un remolque afuera de mi cantón vendiendo ropa vieja y chácharas usadas, y aunque el negocio no pegó, yo aprovechaba para escuchar mi música a todo volumen y en esos tiempos, yo veía pasar a mi vecina con su hija de unos 4 años, y al final eso marcó al siguiente año, que yo me volviera enamoradizo y sentimentaloso, y la música que escuchaba en ese momento se hizo más romántica, pero también escuchaba un buen al Grateful Dead, a Sweetwater, a los Creedence y a los 13th Floor Elevators, me llegué a enamorar de 2 chavas que nunca me pelaron, eso terminó por romperme el corazón, aunque eso duró brevemente, porque empecé a ir con los Krishnas y al siguiente año tomé iniciación con mi Gurudeva, para ese momento, yo ya no tenía mucho tiempo de escuchar música, solía pasar mucho tiempo con los Krishnas, pero para ese tiempo, los grupos que me marcaron fueron The Third Power, Bulbous Creation, los Punks, Bolder Damn y Grand Funk.

Para el 2017, yo ya no estaba para sentimentalismos, los Krishnas empezaron a quedar un tanto atrás y yo volvía a escuchar más música, pues finalmente en mi nuevo trabajo me podía dar esa libertad, fue así que empecé a escuchar más seguido a grupos como Fields, The Hook, Stack, Zekes, Goldenrod, Supachief, Wildfire etc. Además de empezar a re-escuchar a los Beatles, los Animals, Love, entre otros, fue así que ahora sí, tuve ideas mucho más concretas para lo que yo quería tocar con mi grupo, en ese momento, Grand Funk se convirtieron en uno de los mayores vehículos e inspiraciones para idear lo que yo quiero tocar.

Ahora en el 2018, intento escuchar más cosas, desde blues, jazz y soul hasta mi preciada psicodelia, en este momento, me está volviendo a marcar el rock mexicano de la época de Avándaro.

Después de estas largas anécdotas que seguro los aburrieron, solo me queda decir que aquí voy a seguir y a ver qué más se me ocurre escuchar, dependiendo tiempo, lugar y circunstancia.