lunes, 5 de noviembre de 2018

Perdido en mi mundo: El rock psicodélico en mi vida


La psicodelia fue algo que me llamó la atención desde que tenía 8 o 9 años, aunque yo no sabía exactamente qué era, de hecho, la palabra no se me venía a la mente, pero me gustaban todos esos diseños coloridos y con formas raras que aparecían en las portadas de los 60's y principios de los 70's, algo que especialmente me llamaba la atención eran las tipografías (o fuentes) que se caracterizaban mayormente por ser unas letras con mucho fondo o contraste, también debo decir que en aquel entonces, al seguir completamente fanatizado por los Beatles, yo solía escuchar muchísimo los discos como Revolver y el Sargento Pimienta.

Después cuando cumplí 10 años, empecé a escuchar otras cosas, pero especialmente, pop de los 80's, para ese momento, yo estaba sumido en la música de The Knack, The Police, Outfield, Roxette, John Mellencamp y Queen, esa fue la música que marcó mi pre-adolescencia, pero a los 12-13 años, empecé a escuchar de nuevo a los Beatles, pero a eso se les sumaban Deep Purple, Led Zeppelin, Black Sabbath, Grand Funk, los Kinks, los Who, los Hollies y Jefferson Airplane, además de que fue también, cuando empecé a escuchar hablar de grupos como Love, Moby Grape, Earth Opera, Spirit, Quicksilver Messenger Service, Grateful Dead, Country Joe & The Fish, The Sopwith Camel, Uriah Heep, Free y Humble Pie, y durante los próximos tres años, yo prácticamente me hice un admirador incondicional de Deep Purple y Black Sabbath, en ese momento, lo que más me interesaba era el hard rock, pero también me interesaba el arte psicodélico y fue pronto que empecé a descubrir la música, esto empezó cuando encontré a un grupo llamado Hell's Preachers Inc. Que supuestamente eran Deep Purple en sus primeros años pero escondidos, después descubrí que se trataba de un grupo alemán y que anteriormente se habían hecho llamar Bokaj Retsiem, y buscando reseñas del disco de Bokaj Retsiem, descubrí el blog de mi cuatacho Gustavo, que me recomendó escuchar el disco Strictly From Hunger de Hunger, y un poco antes, había estado escuchando a un grupo gringo llamado Frijid Pink, a los que descubrí gracias a un tío que le gusta todo ese rollo y a un grupo llamado Stoned Circus, que había sacado de un blog, esto fue en el tiempo que empecé con mi blog de música que en aquel entonces se llamaba Rubber Soul Magazine, también había escuchado algo de Blue Cheer por ese tiempo, pero mientras navegaba en el blog del Gus, descubrí que tenía una colección impresionante de grupos mexicanos de la época de Avándaro, entre ellos estaba uno que había visto en repetidas ocasiones en mis visitas al chopo, ese era el debut de los Dug Dug's, y es que desde el primer momento me identifiqué con la portada y con los tipos que aparecían en la foto (el grupo, valga la redundancia), es decir, ver ahí a 5 tipos completamente hippies junto con esas letras psicodélicas coloradas de azul (después supe que esas letras eran las Artone diseñadas por Seymour Chwast en 1964), pero por aquel entonces, como buen adolescente pendejo, no compré el disco, yo en ese momento estaba hipnotizado por los sonidos distorsionados y machacones del hard rock y el metal y pasó tiempo a que se me diera escucharlos, y cuando lo escuché, no me arrepentí, así como me identifiqué con esa portada, lo hice con cada una de las canciones presentes en ese debut de 1971 y no tardé en bajar su segundo disco, y aunque era muy distinto al debut, también me encantó, yo ya venía del hard rock y combinado con la psicodelia y una flauta que recuerda por momentos a Ian Anderson, sabía que estaba en el lugar indicado.

Durante este tiempo yo quería ser metalero y hasta me juntaba con toda la bola de metalerillos pubertos del Youtube y del Yahoo! Respuestas, donde solía pasar largas horas, al final terminé decepcionado con todos ellos, pues generalmente eran puros adolescentes idiotas sin vida social al igual que yo, uno de ellos me ha seguido molestando desde aquel entonces, pero yo prefiero no hacerle caso, pero bueno, en ese periodo, tuvo que llegar Jimi Hendrix para que yo aún me sintiera más interesado en el rock psicodélico y fue en este periodo que me contacté con Armando Nava de los Dug Dug's para comprarle todos los discos remasterizados del grupo además de empezar a descubrir a una infinidad de bandas mexicanas, entre ellas al Ritual, la Fachada de Piedra, Kaleidoscope, Love Sindicate, Renaissance, Three Souls In My Mind, Bandido, Nahuatl, Peace & Love, la Revolución de Emiliano Zapata y Enigma, esto fue lo que finalmente me hizo meterme de lleno a la psicodelia y por más que yo aún tenía ese deseo lejano de querer ser metalero, escuchaba poquísimo metal en ese entonces, los grupos que escuchaba ocasionalmente eran Judas Priest, Iron Maiden y Merciful Fate, incluso llegué a hacer un blog dedicado al metal que terminó fracasando porque yo no fui lo suficientemente constante en publicar material, yo estaba más interesado en las ondas psicodélicas, para ese momento, empecé a escuchar bandas como los 13th Floor Elevators, Quicksilver Messenger Service, los Them, Thunder and Roses, Electric Food, Aguaturbia, The Beat of The Earth entre otros y vi por primera vez en vivo a los Dug Dug's en la explanada del José Martí por allá por el metro Hidalgo, los vi junto a Enigma y Bloody Rock, por allá el 2 de Octubre del 2010.

En el 2011, yo seguía siendo un adolescente pendejo, pero estaba en proceso de cultivarme aún más y fue cuando descubrí a bandas como The Electronic Hole, Womb, Relatively Clean Rivers, Reign Ghost, The Wizards From Kansas, Sam Gopal, The Fraternity Of Man y Savage Resurrection, yo en ese momento estaba clavadísimo en el rock ácido y ondas afines, pero para mi mala y buena (a la vez) suerte, descubrí un blog de un trío de usuarios de Yahoo! Respuestas, con los que tiempo después terminé de pleito debido a su profundo esnobismo propio de los púberes más idiotas, en el que empecé a descubrir el heavy psych junto con un blog que tenía 2 años que había descubierto llamado los discos del Hombre Polilla, comandado por el peruano Baldomero Malpica, que es también uno de los grandes cuates míos, aunque buscando por internet, me encontré con otros blogs como el del sueco Mik Kay que se hacía llamar heavypsychman y fue ahí cuando empecé a descubrir a bandas como Joshua, Euclid, Josefus, Yesterday's Children, Fraction, Banchee, Lincoln Street Exit y demás, para ese momento, yo no estaba muy interesado por el hard rock, mi fiebre había pasado hace unos 2 añejos y yo estaba enloquecido por el rock ácido y por la psicodelia con elementos de música clásica de la India, por lo que en ese momento, a muchos grupos no les entendía una mierda, pero no tardó mucho tiempo en que me gustaran y empezara a descubrir más como Sir Lord Baltimore, Ancient Grease, Samuel Prody, Bang, Buffalo, Truth and Janey y los japoneses Blues Creation, y esas cosas fueron las que me marcaron durante una gran parte del 2012, pero en el verano de ese año, yo había adquirido mi segunda guitarra eléctrica, una re-edición de la Les Paul Custom de 1961 de marca Epiphone, que básicamente es una SG con tres pastillas y me llevé un chasco con el único amplificador que tenía en ese momento, pues lo que esperaba yo era un sonido cristalino como el de John Cipollina o el de Armando Nava, no un tono tan distorsionado como el que da ese ampli, por lo que investigué y resultó que esos guitarristas usaban amplificadores Fender de bulbos, pero bueno, también algo que pasó fue que visité Teotihuacán y ese viaje estuvo marcado no solo por los artefactos prehispánicos y las pirámides que escalé junto con mis hermanos, la música fue un factor importante, pues en ese momento, yo escuchaba a Blue Mountain Eagle, The Fraternity of Man, Quatrain, Mountain Bus y Quicksilver Messenger Service, y no pasó mucho tiempo para re-descubrir a los 13th Floor Elevators, y esto finalmente se convirtió en la música que escuché durante la mayor parte del 2013, en ese año, yo me sentí bastante feliz, fui casi casi, un hippie en mi mentalidad, yo rebosaba de alegría al escuchar a Ill Wind, Haymarket Square, Tripsichord Music Box, Country Joe 6 The Fish, Plastic Cloud, Reign Ghost, Grateful Dead y demás, pero para fines de ese año, entre la muerte del gato consentido de mi jefa, el asesinato de un amigo cercanísimo de la familia y el resurgimiento de rencores pasados, hizo que mi gusto volviera a oscurecer.

El 2014 fue un año de pesimismo y depresión, y la música que me acompañó fue la de grupos como The Damnation Of Adam Blessing, Joshua, Josefus, Bolder Damn, Stonewall, Morgen, Sudden Death, Morly Grey, Top Drawer, Fresh Blueberry Pancake etc. Yo había vuelto al heavy psych de otra manera, ya no con las bandas que escuchaba, sino con las que no había escuchado bien en un primer momento, pero pronto empecé a fijarme más en las mujeres, incluyendo en una vecina, pues en ese tiempo trabaja en un remolque afuera de mi cantón vendiendo ropa vieja y chácharas usadas, y aunque el negocio no pegó, yo aprovechaba para escuchar mi música a todo volumen y en esos tiempos, yo veía pasar a mi vecina con su hija de unos 4 años, y al final eso marcó al siguiente año, que yo me volviera enamoradizo y sentimentaloso, y la música que escuchaba en ese momento se hizo más romántica, pero también escuchaba un buen al Grateful Dead, a Sweetwater, a los Creedence y a los 13th Floor Elevators, me llegué a enamorar de 2 chavas que nunca me pelaron, eso terminó por romperme el corazón, aunque eso duró brevemente, porque empecé a ir con los Krishnas y al siguiente año tomé iniciación con mi Gurudeva, para ese momento, yo ya no tenía mucho tiempo de escuchar música, solía pasar mucho tiempo con los Krishnas, pero para ese tiempo, los grupos que me marcaron fueron The Third Power, Bulbous Creation, los Punks, Bolder Damn y Grand Funk.

Para el 2017, yo ya no estaba para sentimentalismos, los Krishnas empezaron a quedar un tanto atrás y yo volvía a escuchar más música, pues finalmente en mi nuevo trabajo me podía dar esa libertad, fue así que empecé a escuchar más seguido a grupos como Fields, The Hook, Stack, Zekes, Goldenrod, Supachief, Wildfire etc. Además de empezar a re-escuchar a los Beatles, los Animals, Love, entre otros, fue así que ahora sí, tuve ideas mucho más concretas para lo que yo quería tocar con mi grupo, en ese momento, Grand Funk se convirtieron en uno de los mayores vehículos e inspiraciones para idear lo que yo quiero tocar.

Ahora en el 2018, intento escuchar más cosas, desde blues, jazz y soul hasta mi preciada psicodelia, en este momento, me está volviendo a marcar el rock mexicano de la época de Avándaro.

Después de estas largas anécdotas que seguro los aburrieron, solo me queda decir que aquí voy a seguir y a ver qué más se me ocurre escuchar, dependiendo tiempo, lugar y circunstancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario por favor, gracias.